EL DEPORTE, LA ACTIVIDAD MÁS TRANSFORMATIVA

EL DEPORTE, LA ACTIVIDAD MÁS TRANSFORMATIVA

Todos sabemos que el deporte es la actividad perfecta para mantenerse en forma, tanto física como mentalmente. Aún así, la OMS afirma que al menos un 60% de la población mundial no realiza la actividad física necesaria para mantener un estilo de vida saludable. Esto provoca unos 3.2 millones de fallecimientos anuales a nivel mundial, además de aumentar el riesgo de mortalidad entre un 20 - 30%. Específicamente, en el Perú, el 79% de las personas considera importante realizar alguna actividad física, sin embargo, solo el 39% lo hace regularmente (Arellano Marketing, 2016).

Una de nuestras principales motivaciones es fomentar el deporte en nuestro país, por lo que hoy, siendo el Día Internacional del Deporte, recalcamos la importancia de la actividad física en nuestras vidas.

La gran mayoría de nosotros sabe de los múltiples beneficios físicos que nos brinda el deporte, desde la pérdida de peso hasta el aumento de masa muscular. Sin embargo, esos son los efectos visibles pero ¿qué hay de aquellos beneficios imperceptibles?

Estos son los denominados “beneficios internos”, los más importantes pues revitalizan nuestro cuerpo y su funcionamiento. Cuando realizamos alguna actividad física, se producen múltiples efectos en todo nuestro organismo, empezando por la regulación de la presión arterial, el mantenimiento de nuestra densidad ósea y el fortalecimiento de músculos, tendones, ligamentos y articulaciones. Además, mejora la salud cardiovascular, reduce el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer y enfermedades tales como osteoporosis, artritis, obesidad, diabetes, y muchas más. Y por si fuera poco, el hacer actividad física regularmente también fortalece el sistema inmunológico, mejora la digestión y regula el ritmo intestinal.

La pandemia nos golpeó a todos pero despertó en nosotros el afán por hacer deporte con mayor regularidad y a valorar más nuestra salud. Nos dimos cuenta de lo esencial que es el deporte para mantener una vida sana.

Pero ahí no acaba todo, hemos plasmado el efecto físico del deporte pero su impacto en nuestras vidas va mucho más allá. Es muy curioso cómo una actividad física puede fortalecer tanto nuestro estado mental y anímico.

El deporte tiene múltiples efectos en el cerebro. Según Wendy Suzuki, neurocientífica y profesora de neurociencia y psicología en el Centro de Ciencias Neuronales de NYU, “el ejercicio es la actividad más transformativa que puedes hacer”.

Según la científica, el deporte tiene un efecto inmediato en el cerebro: al hacer ejercicio, automáticamente se aumentan los niveles de neurotransmisores, como dopamina, endorfina serotonina y noradrenalina. Al ocurrir esto, el estado de ánimo mejora, y, de hecho, se producen nuevas neuronas, aumentando el volumen del hipocampo, que es la parte del cerebro responsable del aprendizaje espacial y la consolidación de la memoria a largo y corto plazo. Además, un solo ejercicio puede mejorar tu habilidad de adaptación y concentración, y esa mejora durará por lo menos dos horas.

Suzuki dice que veamos al cerebro como un músculo: mientras más lo ejercitemos, más grande y fuerte se volverán las dos áreas más susceptibles a enfermedades neurodegenerativas, el hipocampo y la corteza prefrontal.

En fin, si tenemos a la mano toda esta información sobre los beneficios del deporte, ¿por qué solo un pequeño porcentaje de personas realiza alguna actividad física de manera regular y constante? Muchas personas afirman que no tienen tiempo para hacer ejercicio, pero tan solo basta con realizar alguna actividad física 3 - 4 veces a la semana por 30 minutos. Estamos hablando de solamente 2 horas y media de las 168 horas que tenemos en una semana, es decir, únicamente el 1.5% de tu tiempo. 

Esa fracción de tiempo dedicada al deporte nos ayudará a prevenir enfermedades, a mejorar las funciones del cerebro, a mantenernos en forma, además de todo lo mencionado anteriormente.

Otras personas admiten que su sedentarismo es ocasionado por la flojera, a muchos les cuesta más desarrollar un estilo de vida activo. Para hacer frente a esto, apliquemos la regla de oro 21/90, realiza alguna actividad durante 21 días para crear un hábito, y 90 días para transformar ese hábito en un estilo de vida. 

Por otro lado, tenemos la falta de educación física desde pequeños. Lo ideal es educar, desde temprana edad, lo importante del deporte en nuestras vidas, así como incentivar su práctica diaria para formar un estilo de vida orientado al deporte.

Y por último, enfoquemos nuestro tiempo en encontrar algo que nos guste y nos apasione, pues solo así podremos invitar al deporte a nuestras vidas. 

Por eso, los invitamos a descubrir, crear e impactar. Descubre el deporte que te apasiona, crea un estilo de vida saludable y deja que este impacte en tu vida de una manera inimaginable.


Dejar un comentario